Creado en 12 Octubre 2012 Fuente de la noticia Diario Los Andes
Imprimir

Esta semana se realizarán las pericias a las computadoras del ingeniero imputado por corrupción de menores. Los investigadores ingresarán a los archivos de cuatro computadoras que le fueron secuestradas al ingeniero de YPF que habría filmado y fotografiado a su hija de 5 años, junto con otros mayores y menores, en situaciones comprometidas.


En los próximos días los peritos de Delitos Informáticos de la Policía de Mendoza ingresarán a las memorias de las computadoras para ver si existen archivos fotográficos o en video que podrían ser fundamentales para sostener o dejar de lado la acusación.
"Esta pericia puede ser fundamental para el caso y, de resultar positiva, podría tener derivaciones, ya que podría determinarse si otras personas están involucradas", explicó una fuente que tuvo acceso al expediente judicial.
Por otra parte, se suspendió la pericia que se le iba a realizar a la niña en cámara Gesell. La entrevista se iba a realizar el 18 de este mes pero se reprogramará, ya que uno de los abogados no puede participar de la misma.
Por ahora, el dato que llevó a la imputación del ingeniero fue la declaración de la niña, quien habría dicho que su padre la llevaba a un lugar donde algunos adultos sometían a los niños a diversos tocamientos que eran filmados y fotografiados.
Información creíble
Esta información brindada por la niña resulta creíble, pues un menor de esa edad no podría fabular una situación de ese calibre si no hubiera vivido los hechos.
Además, el relato de la niña fue avalado por un psicólogo y un psiquiatra, que consideraron ciertas conductas llamativas de la nena como derivadas de un posible abuso sexual.
Esta situación llevó al fiscal Diego Lusverti a imputar al ingeniero de 40 años -su nombre se mantiene en reserva por tratarse de un delito de instancia privada- del delito de corrupción de menores agravado por el vínculo, una figura penal encuadrada en los delitos sexuales que tiene penas que van de los 10 a los 15 años de prisión.
El ingeniero estuvo preso desde el 12 de julio al 6 de agosto. En esa fecha, la Cámara de Apelaciones le otorgó la libertad, luego de pagar una fianza de 50.000 pesos.
Llamativamente, la Cámara de Apelaciones le dio este beneficio interpretando que el hombre no se fugará ya que tiene un empleo que mantener.
Ahora, si bien el petrolero está libre, el hombre sigue imputado por el mismo delito y no puede acercarse al barrio privado donde vivía junto a su hija y a su mujer. 

 
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.