Creado en 26 Septiembre 2012 Fuente de la noticia Diario Uno
Imprimir
A diez días de la desaparición de la docente mendocina Marcela Rosson (45) no hay ninguna novedad sobre su paradero. Lo último que se conoció ayer a la tarde a través de su ex esposo, Sergio Furlán, es que el caso pasó a Interpol y a la Policía de Investigaciones chilena, ya que ella habría ingresado a ese país el mismo día de su desaparición, o sea el 16 de este mes.

La mujer, que daba clases en el Liceo Militar Espejo, es madre de dos hijos,Ornella y Stéfano, quienes ayer a duras penas volvieron a la escuela tras esperar en vano noticias de su madre. Ambos están siendo asistidos por psicólogos por el trauma que significa en sus vidas esta desaparición aún sin respuestas.

Según contó Sergio a UNO, una cámara la tomó cuando dejó su auto cerca de la Dirección de Turismo, de donde se bajó sola. Además dijo que todavía espera el resultado del cruce de llamadas –si es que las hubo– desde el celular de Marcela. Tampoco sabe si las tarjetas de crédito fueron usadas, “porque los investigadores nada informan al respeto”
Sergio está indignado y razón no le falta. “Desde ningún organismo me dan respuestas. Yo no soy un tipo de plata ni de doble apellido para que los fiscales se dignen a informarme o sigan investigando como corresponde. Además desde el Ministerio de Seguridad no me atienden para darme alguna respuesta de cómo marcha la investigación. Que me lo pongan por escrito. No sólo por respeto a mí sino especialmente por mis hijos, que tienen todo el derecho de saber qué pasó”.
 
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.