Creado en 08 Agosto 2012 Fuente de la noticia Diario Los Andes
Imprimir

Pasan las horas y el crimen de Maribel Marcuzzi Baigorria sigue aportando datos reveladores que apuntan directamente a su esposo Abel Lucero Garay y a su cuñado Damián Jaque como los únicos responsables del asesinato ocurrido el domingo en Malargüe.


En un rápido accionar y luego de reunir una importante cantidad de pruebas por parte del personal policial, el juez Pablo Peñasco decidió imputar a los detenidos con el cargo de homicidio agravado por el vínculo y encubrimiento agravado y trasladarlos al penal de San Rafael.
En tanto, y luego de sepultar los restos de Maribel, ayer los padres de la joven se reunieron con el comisario de la seccional 24, Daniel Ciardullo. Luego de explicarles los procedimientos realizados y cuáles son los elementos que incriminan a los detenidos, se ofreció brindarle ayuda psicológica.
"Una hija muerta, y los dos yernos presos" fue una de las pocas palabras que dijo el padre de Maribel, separado de su mujer Teresa desde hace unos años y quien llegó desde Real del Padre, lugar en el que vive con su hija menor de 16 años, embarazada y que por estas horas daría a luz un hijo del detenido Damián Jaque.
"Les pido por favor que este caso lo sigan, que no quede acá, es un crimen macabro el que han hecho" dijo a Los Andes uno de los tíos de Maribel.
Según fuentes policiales consultadas por este medio, los detenidos en ningún momento se acordaron de la joven asesinada ni tampoco solicitaron ir al velorio de la misma, quien fue sepultada ayer al mediodía.
El asesinato de la mujer de 19 años y embarazada de 8 meses conmovió al departamento y sigue generando bronca y repudio, sobre todo a medida de que se conocen algunos datos de cómo se habría procedido a efectuar el crimen y por el llamado de atención que implica los múltiples casos de violencia intrafamiliar y de género.
La policía cree haber armado el rompecabezas de cómo se dieron los hechos aunque todavía no se conoce el motivo crucial de la pelea matrimonial, aunque todos los elementos hallados, como el cuchillo, un palo con restos de cabello y un pantalón con manchas de sangre, apuntan a quien era hasta el domingo el esposo de la infortunada joven, madre de una niña de tres años y estudiante en un centro de adultos.
Reconstrucción
Según las investigaciones y de acuerdo con lo poco que han podido declarar los imputados, todo habría comenzado en la noche del sábado, cuando Abel Lucero junto con un grupo de amigos decidió ir a comer un asado. Alrededor de las 3 de la mañana, Lucero regresó a su domicilio para ver cómo estaba su esposa ya que tenía un embarazo de 8 meses.
En la breve visita, le trajo unos caramelos de regalo a su señora y se los dejó debajo de la almohada. Luego se marchó nuevamente a la reunión con sus amigos y regresó alrededor de las 7 de la mañana, se supone que en estado de ebriedad y momento en el cual se desató la tragedia.
Lucero no regresó solo. Venía con su concuñado Jaque, y un hermano menor de este último de 17 años. La idea era seguir la fiesta, por eso le pidió al joven que fuera a matar una gallina para hacer una cazuela.
Este proceder molestó a Maribel -que estuvo separada de Lucero por un tiempo y en febrero habían restablecido la relación- lo que provocó que uno de los dos detenidos tomara un palo (falta determinarlo) y la golpeara a la joven varias veces hasta dejarla inconsciente. Tirada en el piso, uno de los dos apoyó la rodilla en el cuerpo de Maribel y procedió de clavarle el cuchillo, provocándole el desangrado y posterior muerte.
Pero la historia no terminó allí. Luego del aberrante hecho, los protagonistas se marcharon mostrándose por algunos lugares del Paraje La Junta bebiendo y riendo como si nada pasara.
Alrededor de las 10 de la mañana, Lucero regresó a su casa y decidió llamar a su hermana, quien vive a pocos metros de su domicilio para informarle que Maribel había muerto. Al llegar al lugar y encontrarse con la escena, la muchacha llamó a emergencia y luego a la policía para informar de lo que estaban viendo sus ojos. A los pocos minutos llegó la policía, se detuvo a los responsables y se inició la investigación.

 
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.